La hidratación bucal supone un paso más hacia el mantenimiento de nuestra salud bucodental. La hidratación bucal  es tan importante como  el uso del  cepillo dental,  la seda dental y los colutorios. Sin embargo, la población no mantiene su boca hidratada como norma general. Por ello, en Clínica Dental Montemar te explicamos cómo mantener tu boca hidratada y qué beneficios reporta la hidratación bucal.

hidratación bucal

Diseño: La Factoría Creativa ©

La hidratación bucal es clave para regular los niveles de saliva.  Consigue que las glándulas salivales produzcan una cantidad suficiente de este fluido para reducir la acumulación de placa bacteriana. Por lo tanto, la hidratación bucal  previene del padecimiento de enfermedades e infecciones bucodentales. La  hidratación bucal es especialmente relevante en los casos de xerostomía o sequedad  bucal. Nuestros expertos en odontología recomiendan un seguimiento profesional en estos supuestos.

¿Cómo mantengo mi boca hidratada?

El primer paso para mantener nuestra boca hidratada es tomar agua.  Esta debe de ser potable y  la cantidad ingerida recomendada es de alrededor de dos litros. El agua mantendrá nuestra boca fresca y actuará con efecto limpiador. Pero no podemos sustituir la ingesta de agua con otro tipo de bebidas. Los refrescos,  gaseosas, el alcohol y los zumos azucarados son perjudiciales.  Reportando así más inconvenientes que beneficios.

A pesar de ello, sí que es posible favorecer la hidratación bucal con ciertos alimentos. Aquellos que contienen un alto porcentaje de agua completan la hidratación. Las frutas y verduras son ideales para conseguirlo. La sandía es la fruta que más agua contiene y por lo tanto es perfecta para favorecer la hidratación de nuestra boca. Otros alimentos como el tomate, el pepino, la piña o el melón completan los tipos de productos ricos en agua.

Beneficios de la hidratación bucal.

Como bien hemos dicho la hidratación bucal favorece la salivación y actúa como escudo protector frente las patologías bucodentales.  Previene las infecciones en los tejidos que soportan el diente ya que evita la acumulación de bacterias en las encías. Gracias a ello, la placa bacteriana no se endurece  y no aparece el sarro. Consecuentemente, enfermedades como la periodontitis y la gingivitis son menos propensas a manifestarse.

Asimismo tiene efecto limpiador. Ayuda a eliminar los restos de alimentos que quedan en nuestra boca tras cada comida. Además dificulta la adhesión de manchas en el esmalte dental. De este modo, nuestra boca no solo estará más sana, sino que también presentará una imagen más estética.

En Clínica Dental Montemar apostamos por la hidratación bucal como complemento de los cuidados genéricos de su salud bucodental. Para concertar citas de odontología profesional visite nuestra clínica dental en Torremolinos.


Autor: Clínica dental Montemar

Edición y diseño: La Factoría Creativa

Hidratación bucal: un paso más hacia la salud bucodental.
¿Quieres compartir este post?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *